Colesterol: acidez excesiva

Esta entrada fue publicada en Blog

El mecanismo de autocuración del cuerpo siempre trata de neutralizar un exceso de ácido por medio de la producción de sales (que equivale al secuestro de minerales), desmineralizando primero los huesos, las uñas, los dientes y el cuero cabelludo. De esta manera se explican los cada vez más frecuentes casos de osteoporosis y la pérdida del cabello entre los hombres jóvenes por exemplo.

El alto nivel de colesterol será siempre lógico y necesario cuando se deba disponer de colesterol para neutralizar ácidos peligrosos por médio de la formación de sales.

Todos los ácidos atraviesan el sistema de amortiguación de la sangre. La sangre acidificada construye enlaces espontáneos con el calcio. Puesto que el catabolismo del calcio, necesario para la neutralización, se da muy lentamente a partir de los depósitos de los huesos, pero una sobreacidificación de la sangre provocaría la muerte inmediata, se debe recurrir también de imediato a todos los depósitos de calcio que se disponga. Éstos son, entre otros, las paredes de los vasos sanguíneos.

Este secuestro de calcio para la neutralización del veneno y del ácido úrico le ocurre tanto al paciente de quimioterapia como al deportista de alto rendimiento que debe neutralizar el ácido láctico produzido en su cuerpo. En lugar del calcio secuestrado se recurre al colesterol, presente permanentemente, puesto que a diferencia de los compuestos de calcio, se trata de una sustancia resistente a los ácidos. Entre más ácidos existan en la química de nuestro organismo, más grande será el secuestro de calcio de las paredes de los vasos saguíneos. Lógicamente, el cuerpo tendrá ahora que preparar grandes cantidades de colesterol para sustituir al calcio perdido y para proteger a las paredes. Esta consecuencia,lógica y necesaria, es el ya mencionado “ muy alto nivel de colesterol”. Y éste no hay que bajarlo con medicamentos,sino que el camino correcto pasa por la desacidificación de nuestro organismo.

Así pues, la “calcificación de las venas” es, al principio, una “descalcificación de las venas” una sustituición del calcio por el colesterol. Este colesterol, mezclado con las impurezas que circulan en la sangre, es depositado en las paredes de las venas con el fin de matener la hermeticidad y la elasticidad del sistema vascular. Sin embargo, debido a la sobrecarga de impurezas, a la larga produce el endurecimiento y la fragilidad de los vasos sanguíneos. La presencia de las impurezas impide que se realice la tarea destinada al colesterol, es decir, obturar los “ agujeros de calcio “.

Con nuestra alimentación desnaturalizada, producto de la civilización, les administramos a nuestro cuerpo entre 80 y 90 % de comida y bebida acidificante .

Compénsate diariamente a través de nuestra cura alcalina ingiriendo nuestro té 7×7 (bebida alcalina con 49 hierbas) , WurzelKraft (alimento omnimolecular neutralizador de ácidos con 100 plantas) y expulsión de los ácidos con la potente ayuda de las MeineBase (sales de baño minerales alcalinas) .

Jentschura, Peter, Lohkämper, Joseph. Salud por medio de la depuración. Editorial Jentschura, Münster, Alemania. 13ª edición (Setiembre 2005 ).