Anemia por falta de hierro

Bookmark the permalink.

La anemia por falta de hierro es contada como enfermedad carencial a pesar de que también existen otros tipos de enfermedades carenciales. En estos casos se trata de solucionar el problema de una manera “ortomolecular”, es decir con la aplicación de la sustancia faltante, el elemento químico que falta.

Así, por ejemplo en el caso de la anemia por falta de hierro se abastece al organismo con hierro bivalente y/o trivalente en las diferentes formas como lo pueden ser las pastillas, tinturas, tónicas, etc. Por lo general esto sucede sin mayor éxito. A lo mejor se logra producir una defecación negra o un malestar de estómago que puede llegar hasta el vómito.
El tratamiento ortomolecular, por lo tanto, no lleva al objetivo deseado, esto es, eliminar la falta de hierro.

El camino hacia la solución puede ir por la investigación de las posibles causas generales de la anemia así como la investigación de posibles causas del caso concreto. La solución puede estar también en un entendimiento correcto o errado de los principales procesos del metabolismo.
Uno de los puntos principales que hay que entender en este caso es el hecho que el cuerpo humano consta en un 80% de oxígeno. Ésta es la sustancia principal, tal como también es la sustancia principal de nuestro planeta tierra. Este planeta tiene su color azul debido al oxígeno que contiene. Este gas es azul. Pero hasta el día de hoy muchas personas no saben por qué el cielo que los cubre es azul. Es un cielo de oxígeno y nuestro planeta es un planeta de oxígeno. Y nosotros los humanos también somos seres de oxígeno.

Este átomo, del que principalmente consistimos, encuentra su cuerpo al resorber todo lo que necesita para mantener “su cuerpo”. La problemática de la anemia por falta de hierro se puede solucionar por medio de la cantidad y la calidad del oxígeno en nuestro cuerpo humano.
Si no nos movemos lo suficiente al aire libre o si en general nos movemos demasiado poco no tenemos suficiente recepción de oxígeno y mucho menos del oxígeno limpio y energético que se encuentra en la naturaleza.

Además existe en nuestro metabolismo un verdadero enemigo del oxígeno. Se trata del fermento catalasa que se encuentra en la leche de vaca. Este fermento frena las actividades del oxígeno.
Esta inhibición produce en la primera parte de la vida del ternero un metabolismo relativamente anaeróbico lo cual conlleva a un crecimiento corporal increíble. Cuando la fase de crianza termina el metabolismo cambia a la fase normal dominada por el oxígeno. La vida empieza, el crecimiento ralentiza y finalmente para.

Y uno se asombra que los niños crecen más y más desde décadas a pesar de que son alimentados con la leche de una especie diferente.

Pero volvamos a la anemia por falta de hierro. Hemos reconocido que la leche, y la catalasa en ella, son un inhibidor de oxígeno. La leche es por lo tanto una de las causas principales de la anemia por falta de hierro. Y el oxígeno es la solución de esta anemia por falta de hierro.

En sí no existe un déficit de hierro sino más bien una debilidad de resorción. Si se interrumpe la causa de la debilidad de resorción y se fomenta la resorción entonces la anemia por falta de hierro desaparece en menos de un mes como por arte de magia. Y desaparece por siempre.

¿Qué se puede hacer en el caso de sufrir una anemia por falta de hierro?
Observe el transcurso de los valores dependientes férreos como hierro, hemoglobina y hematocrita en el caso de Gertrud, la esposa del Dr. h. c. Jentschura y podrá certificar su descubrimiento.
En caso de sufrir de enfermedades carenciales evite en primer lugar el consumo de leche y productos lácteos.

Aplique MiraVera  cada día en los muslos y la espalda.

Mezcle además con toda confianza una hora antes de cada comida una atomizada de MiraVera en un vaso de agua y beba esta mezcla. Observe cómo se desarrolla su cuadro sanguíneo.

Consuma además cada día entre cinco y siete cucharadas de WurzelKraft. Este granulado, que consiste de más de cien plantas, contiene en forma y energía natural todos los elementos del sistema periódico químico, por supuesto también una buena cantidad de hierro.

El oxígeno consumido o aplicado en la piel se encargará de que todos los elementos faltantes lleguen rápidamente a sus cartílagos, articulaciones, estructuras cerebrales etc. o que el elemento hierro llegue a la sangre.