Asma bronquial

Bookmark the permalink.

Estamos convencidos que en el caso del asma bronquial a menudo se trata de un fenómeno de envenenamiento y de hiperacidez y que en la mayoría de los casos se lo puede sanar por medio de una desintoxicación del metabolismo respectivo y por medio del fortalecimiento de las resistencias del cuerpo.

Cualquier debilitación del sistema inmunológico puede ser impedido. Esto se refiere tanto al consumo alimenticio y a una alimentación insalubre y ácida así como al consumo de tabaco o la estadía en lugares ahumados. Además se debería evitar las sustancias aromáticas y nocivas de un desodorante así como los medios de química casera y sustancias ácidas para el cuidado del cuerpo.

Hay dos medidas que consideramos muy importantes para el metabolismo y para el completo organismo de la persona afectada. En primer lugar es la eliminación de todo lo que sea nocivo o que debilite al cuerpo afectado y a la vez el suministro de todo lo que lo fortalezca.

Para la purificación del cuerpo se puede practicar el “Salto triple de depuración” que ha sido inventada por nosotros. Empezando al principio con unas pocas tazas y después con una cantidad de entre tres y cinco litros de 7×7 Té de hierbas diarios se liberan en el cuerpo impurezas, sobre todo en los pulmones.
Al 7×7 Té de hierbas se le puede añadir diversas hierbas que fomenten el sudor o la expectoración que pueden ser conseguidas en las farmacias, como por ejemplo flor de saúco negro, hojas de tusílago, flor de tilo, e.o. Además del té de hierbas se puede tomar durante el día un litro de agua simple o más. Se debe añadirlo a diario entre cinco y siete cucharadas de WurzelKraft para apoyar a las resistencias así como también a la función de secreción de los riñones.

La medida básica más importante a realizar para apoyar la expectoración en el caso de asma bronquial es hacer una o dos veces al día una inhalación básica. Esta se la puede realizar poniendo un litro o dos de agua hirviente en una fuente y se tiene que añadirlo una cucharada de sal de baño MeineBase.
Ahora se ubica la cabeza encima de esta mezcla humeante y se cubre la cabeza con una toalla grande. En poco tiempo la mucosidad saldrá de ambos pulmones y se separará de los bronquios siendo así expectorada.

A veces este proceso de purificación demora unos meses, a veces sólo unas pocas semanas. Se puede acelerar la purificación del propio organismo con constantes baños de pies y por medio de medias y vendajes de cuello básicos portados durante las noches.