Enfermedad

Bookmark the permalink.

Con el término enfermedad definimos la situación en emergencias en la que se puede encontrar nuestro cuerpo o nuestra psíquis. Hay emergencias energéticas y emergencias materiales. Emergencias energéticas pueden darse debido a conflictos de la psíquis, catástrofes nucleares, demasiada radiación debido a celulares, líneas de alta tensión, e.o. Los síntomas de las emergencias energéticas son depresiones, esclerosis múltiple y otras enfermedades.

El otro grupo de las enfermedades son las emergencias materiales. El Dr. h. c. Peter Jentschura establece tres grupos: las excreciones, los residuos y las pérdidas de estructura.

Las enfermedades son un suceso de tres fases: Un motivo, la emergencia energética o material que surge de éste y finalmente un síntoma que surge de la emergencia.

Las enfermedades pueden ser por un lado la consecuencia lógica de alimentación equivocada, comportamiento equivocado o un envenenamiento del cuerpo a partir de causas externas. Estos envenenamientos o acideces producen en el cuerpo a menudo verdaderas consumaciones con la formación de enfermedades como lo son la osteoporosis, la caries, la paradontósis, la pérdida de pelo, envejecimiento de la piel, etc.

Pero nuestro organismo es inteligente. No hace nada mal. Básicamente trata de mantenernos a los seres humanos en una situación física y psíquica optima. Por eso trata de impedir las pérdidas de estructura mencionadas lo más posible o al menos trata de retrasarlas lo más tarde posible.

Por eso trata de eliminar con las diversas medidas de excreción como el sudor, los eczemas, los granos, las hemorroides y otras sustancias nocivas que entraron al cuerpo o que se formaron a partir del metabolismo por medio de las glándulas sudoríparas, las glándulas sebáceas o las mucosas. También el ulcus cruris pertenece a este grupo de excreciones o de las enfermedades de excreción. En el sentido directo de la palabra éstas no deben ser interpretadas como enfermedades. Son medidas inteligentes para permanecer sano o para sanarse.

Otro método del organismo para impedir por largo tiempo las pérdidas de estructura son los residuos. Entre ellos cuentan la celulitis, la gota, el reuma, los miomas, fibromas y otros tipos de residuos. El motivo de estos residuos son, en general, una escasez en el funcionamiento de los riñones. Debido al consumo reducido de minerales que se encuentran en legumbres y frutas éstos no pueden filtrar correctamente todos los ácidos y toxinas. Por ello toman de los tejidos, los huesos y cartílagos de las personas afectadas los minerales y transforman con estos a los ácidos y venenos en escorias que se ubican después en las grasas de los intestinos y de los riñones, en los tejidos subcutáneos y después también en el tejido conjuntivo y en los músculos.

En sí esta medida no puede ser definida como enfermedad porque sirve para proteger al cuerpo de pérdidas drásticas o daños estructurales.

Por ello sólo se puede considerar como enfermedades las pérdidas estructurales. Cuando estas suceden se puede observar en primer lugar una pérdida de tejidos, huesos, cartílagos, piel, pelos y otros. Más adelante estas pérdidas de tejidos producen una disminución de las funciones y finalmente a pérdida de éstas. Pero hasta llegar hasta ese punto el cuerpo trata de reducir los venenos y ácidos que son el orígen de todo, formando edemas o infecciones o segregarlos con congestiones sanguíneas.

WhatsApp chat