Omnimolecular

Bookmark the permalink.

En la oferta de alimentos y medicamentos distinguimos tres paradigmas. El primero es la industria farmacéutica, la cual investiga una y otra vez nuevas estructuras moleculares que pueden patentarse como medicamentos novedosos. Este paradigma es el monomolecular.

Los asesores de nutrición se debaten con el paradigma ortomolecular, el cual estudia y diagnostica a pacientes o clientes que buscan consejo, y descubre los elementos carentes en estos pacientes. Así pues, estos asesores y terapeutas buscan varios o numerosos elementos deficitarios, buscan los elementos correctos. Ortho significa “correcto” en griego. Los asesores buscan por tanto los elementos correctos para estos pacientes. Estos terapeutas o asesores se asocian con el paradigma ortomolecular.
Nuestra empresa se encuadra bajo el tercer paradigma, creado por nosotros hace aproximadamente 15 años. Nosotros pensamos que existen realmente dos medidas para mantener sanas o curar a las personas, al menos en sentido físico-somático.

Sólo se requiere una eliminación universal y omnimolecular de todas las sustancias nocivas del organismo y un abastecimiento universal y omnimolecular de este organismo con todos los elementos químicos necesarios para el mantenimiento de su estructura. En este sentido somos los creadores del paradigma omnimolecular. Omnimolecular significa: „todas las moléculas“, de “omnes”, o sea, todo, término derivado del latín.

Nuestros estudios han originado el alimento omnimolecular WurzelKraft, el cual contiene cien plantas de nuestro planeta. Con ello ofrecemos todos los elementos químicos de nuestro sistema periódico, y naturalmente también de las innumerables sustancias vitales que forman estas cien plantas. WurzelKraft no se trata térmica o químicamente, ni contiene sustancias aromáticas, conservantes o colorantes. ¡Es naturaleza pura!

No sólo intentamos un abastecimiento omnimolecular con WurzelKraft, sino también una eliminación omnimolecular del organismo. Esta eliminación la practicamos con la alcalinidad, que expulsa de nuestro cuerpo todas las sustancias nocivas a través de las glándulas sudoríparas y sebáceas, del mismo modo que el líquido amniótico durante nuestra estancia de nueve meses en el seno materno.

WhatsApp chat