La importancia de los minerales

Esta entrada fue publicada en Blog

Los minerales neutralizan los ácidos. Los minerales son los garantes de nuestra salud y nuestra belleza. Éstas durarán mientras que nuestras reservas minerales de la piel, el cabello, las uñas, los huesos, los tendones, las cápsulas y la sangre están llenas. Numerosos ácidos y venenos orgánicos e inorgánicos fuerzan constantemente a la química de nuestro cuerpo a sacrificar minerales para su neutralización. Una de las más importantes tareas químicas de nuestra vida es ocuparnos de que haya un abasto constante y abundante de minerales, proporcionados por la diaria alimentación para que nuestras reservas de minerales permanezcan intactas el mayor tiempo posible, por lo tanto, también nuestra salud y belleza.

Según nuestras investigaciones, los principales responsables para el secuestro de minerales son los siguientes ácidos o sustancias: ¡ácido úrico!, ¡azúcar!, ¡nicotina!, ¡ácido acetilsalicílico!, ¡ácido sulfúrico!, ¡ácido acético!, ¡café!, ¡ácido tánico!

Lo que se debe hacer es depurarse consecuentemente y abastecer al cuerpo abundantemente con minerales ricos en energía. Una cura mineral de este tipo, practicada por lo menos durante uno o dos años, al mismo tiempo que se reduce la producción de ácidos evitando el consumo de carne, dulces, tabaco y café, así como, naturalmente, la exagerada actividad muscular, puede regenerar las funciones, a veces en un plazo de meses.

En muchos preparados minerales producidos en fábricas, los minerales se ofrecen en forma de nitratos, carbonatos o lactados. Esto significa que entran en el cuerpo en forma de sales, ellos mismos son “ácidos neutralizados”. Por eso, no pueden desarrollar un buen efecto mineralizante y menos neutralizador, puesto que ellos mismos son también sales formadas a partir de ácido láctico, carbónico o cítrico .

Para apoyar esta argumentación, diremos que en el cuerpo existen fuertes ácidos como, por ejemplo, el ácido sulfúrico, úrico o oxálico, que desplazan de las sales a los relativamente débiles ácido láctico, carbónico o cítrico, para apoderarse de los minerales liberados. Pero a consecuencia de esto, lógicamente, los restos ácidos ahora liberados buscan ser neutralizados, metabolizados.

Los minerales ricos en engría nos los proporciona la cocina y la naturaleza, con hierbas, verduras, especias y frutas frescas, o bien los complementos alimenticios producidos, sin haber sufrido ninguna alteración química, a partir de estos verdaderos regalos de Dios.

Si un apersona quiere reactivar sus funciones, entonces aconsejamos lo siguiente:

1. Hacer un inventario : ¿ De donde vienen los ácidos o venenos que nos contamina ?

2. Evitar que sigan avanzando la acidificación y el envenenamiento.

3. La neutralización de los ácidos y una muy abundante remineralización mediante la ingestión de grandes cantidades del preparado mineral adecuado Wurzelkraft y, sobre todo, rícos en energía, a la vez que sigue un régimen vegetariano y vital, con alimentos crudos, jugos de verduras, etc.

4. Eliminación y neutralización de los ácidos e impurezas disueltos, a través de baños, duchas, lavados, compresas y enjuagues alcalinos, entre otros, con MeineBase. Y apoyar la eliminación bebiendo aproximadamente un litro de água al día.

5. Cepillarse constantemente para transportar los ácidos siempre en el sentido correcto apoyando , de esta manera, el sistema linfático y la eliminación. Así podrá y deberá fluir sangre fresca y libre de ácidos.