Masajes de Cara, Cuello & Escote

Esta entrada fue publicada en Aplicaciones Alcalinas

El envejecimiento prematuro de la piel puede tener diferentes causas. La fuerte exposición a los rayos ultravioleta o radiación UV, el cuidado incorrecto, el estrés, etc. También juega un papel importante la nutrición en el cuidado de la piel. Para su regeneración continua la piel necesita de minerales, ácidos grasos, vitaminas, fibras y también oxígeno.

Para promoveer el cuidado permanente de tu piel y evitar las arrugas
P. Jenschura recomienda:

12 pasos para masajes de cara, cuello & escote

Los doce roces deben realizarse seguidos en ambos lados de cinco a siete veces. Empezamos con el paso 1 con el lado derecho del tronco. Roce el lado derecho del tronco con la mano izquierda de cinco a siete veces. Seguidamente, roce el lado izquierdo del tronco con la mano derecha de cinco a siete veces. Trabajamos siempre cruzados, es decir, con la mano derecha trabajamos el lado izquierdo de la cabeza y el cuerpo y con la mano izquierda el lado derecho.

Paso 1

Comenzamos con golpeteos, presiones y roces de los ganglios linfáticos, situados entre las clavículas y las axilas, siempre en dirección a las axilas.

Paso 2

Realizamos roces hacia abajo pasando por el cuello y por los ganglios linfáticos del escote en dirección a las axilas.

Paso 3

Seguidamente, bajamos por el cuello hasta las axilas pasando por delante las orejas.

Paso 4

Realizamos de cinco a siete roces partiendo del centro de la frente hacia la derecha y hacia la izquierda por delante de las orejas, bajando por el cuello hasta llegar a las axilas.

Paso 5

Ahora trabajamos partiendo del centro de la frente primero el lado derecho y luego el izquierdo bajando por la nariz, a la derecha y a la izquierda pasando por la barbilla y luego bajando por el cuello hasta llegar a la axila correspondiente.

Paso 6

A continuación, realizamos de cinco a siete roces partiendo de la raíz nasal hacia la derecha y, seguidamente, hacia la izquierda, pasando por el párpado respectivo hacia las orejas y después bajando hasta las axilas.

Paso 7

Realizamos los siguientes roces partiendo del dorso de la nariz en el lado derecho e izquierdo hacia la orejas. Cinco veces hacia la derecha y cinco veces hacia la izquierda, siempre partiendo de la nariz y pasando por el pómulo hacia las orejas. Allí se baja desde la cabeza, pasando por delante de las orejas y por el cuello, hasta llegar a cada axila correspondiente.

Paso 8

Comenzamos por debajo de la nariz y rozamos el labio superior de cinco a siete veces hacia la derecha y hacia la izquierda. Después, los roces continúan hasta por debajo de las orejas, desde allí se baja por el cuello hasta llegar a la axila correspondiente.

Paso 9

Realizamos siempre de cinco a siete roces hacia la derecha y hacia la izquierda respectivamente partiendo del centro de la barbilla, por debajo de la boca, y bajando hasta las axilas pasando por el cuello.

Paso 10

Ahora, partimos de la mandíbula derecha y realizamos roces hasta llegar a las axilas pasando por el cuello. Después, realizamos de cinco a siete roces partiendo de la mandíbula izquierda y bajando hasta la axila izquierda pasando por el cuello.

Paso 11

Para mantener u obtener un bello escote, realice roces y presione siempre partiendo del centro del escote hacia las axilas. Esto se realiza en, como mínimo, tres pasos. Comenzamos por la base del cuello y terminamos con el tercer paso. Siempre de cinco a siete roces hacia la derecha y hacia la izquierda; siempre partiendo del centro del cuerpo hacia las axilas y la base de los pechos.

Paso 12

Los roces purificadores de nuestro rostro, cuello y escote finalizan con dos ejercicios de dos pasos cada uno. Con la mano derecha bajamos por la parte izquierda del cuello hacia atrás en la medida que sea posible. Ahora presionamos las puntas de los dedos hacia abajo y realizamos roces hacia adelante, hasta la base del cuello sobre la clavícula.
Desde allí realizamos presiones deslizando los pulgares hacia la Axila izquierda.