¿ Qué es el placer ?

Esta entrada fue publicada en Blog

El “placer” moderno implica que el ser humano salga de su patria química, el “mundo superior alcalino” , cruzando la frontera neutra del pH 7, para penetrar al reino de la muerte, el “inframundo ácido”. Ese cosquilleo corporal provocado por estas “salidas ácidas con un feliz regreso” a la patria alcalina es percibido como “placer”. En la actualidad sólo existe un “sistema de placer ácido”, y no uno alcalino. Disfrutar alcalinamente significa sentir alegría por tener un cuerpo sano y hermoso, una gran inteligencia y una alta responsabilidad hacia el ser humano y la naturaleza.

¿ Quién se ha puesto alguna vez a reflexionar acerca de lo que es el “placer” ? Nosotros lo hicimos y obtuvimos resultados desconcertantes. Sí, tiene razón, nos estamos refiriendo al placer que nos ofrece la publicidad en forma de los muchos agentes de placer de nuestra época.

Lo primero que constatamos fue que existen dos sistemas de placer. No obstante, en la actualidad sólo se practica uno de ellos, el que nosotros bautizamos como “sistema de placer ácido”. Este “ácido” se refiere, naturalmente, a la acidez química, aunque también se le puede entender en sentido figurado, pues nos “agria” el ánimo. El ánimo “agrio” o “ácido” es el resultado obligado de todos los placeres “dulces”, que se pagan con el tiempo.

Nosotros, los seres humanos, vivimos en la mitad alcalina del reino natural, gracias al eje básico de nuestra vida, la sangre. Y, sin embargo, somos “transgresores” confesos. Y aquí empieza el “placer” y el motivo por el que una y otra vez, sin darnos cuenta de ello, caemos en la trampa de nuestro explotador.

Todos estos pequeños placeres, tomar café, fumar, experimentar sensaciones, tomar analgésicos y comer dulces, así como agotarnos físicamente, son pequeñas transgresiones del límite entre la vida y la muerte, transgresiones de línea divisoria química de nuestra vida.

Cada “placer” de éstos nos cuesta sustancias vitales y metabólicas. Cada cigarro fumado destruye 100 mg de vitamina C en el cuerpo del fumador. Cada copa de alcohol consume las vitaminas B1, B2, B6, B12 y ácido fólico. La cafeína, que se encuentra en el café de grano, pero también en las bebidas de cola, chocolates y muchos medicamentos, consume en el cuerpo las vitaminas del complejo B, la vitamina C y los minerales zinc, calcio y magnesio.

Con descuido, definimos al placer como un “breve tránsito fronterizo con feliz retorno “. Desgraciadamente, cada excursión emprendida al inframundo ácido reclama su precio en sustancia corporal y en tiempo de vida. Las estadísticas acerca de la duración de la vida de los fumadores son elocuentes.

Las consecuencias de la contaminación y la consunción de minerales lo van a alcanzar en algún momento, en algún lugar y de alguna manera, dependiendo de la intensidad y duración de su consumo de agentes de placer.

Naturalmente, aparte del ácido, debe haber un sistema alcalino de placer. Éste placer lo constituyen el silencio y la tranquilidad, la verdad y la paz, el rigor, la disciplina y la responsabilidad, así como un amor responsable y que todo lo abarca y mundos fantásticos de experiencias y vivencias a los que a nuestra civilización le está vedado el acceso.
placer-alcalino1

A un sistema “alcalino” de este tipo le estaría permitido el acceso al cosmos, cosa que le está negada a nuestro ” sistema ácido” . Hemos caído al inframundo y vemos con horror que esto es verdad para todos los ámbitos de la vida, más aún, para todo el planeta Tierra. Y de pronto, la palabra “inframundo” adquiere un significado nuevo, profundo, aterrador. Sólo para el mundo superior del reino de la naturaleza está abierto el “arriba”, el “hacia arriba”.